Tejedor Noticias

El portal de noticias Tejedorenses

jSharing - JA Teline III

NOVA: “Nadie resiste un archivo: el día que Emilio Monzó, la mano derecha de Macri, estuvo preso”

.
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

La agencia de noticias NOVA publica una nota en la que se recuerda cuando Emilio Monzó, ex Intendente de Carlos Tejedor, estuvo preso.

“Emilio Monzó fue detenido a fines de septiembre de 1998 en La Plata por el delito de “extorsión en grado de tentativa” y liberado dos días después por falta de mérito. La orden de detención había sido solicitada por el juez penal César Melazo, que investigaba una denuncia contra Monzó efectuada por los responsables de una clínica de Florencio Varela prestataria de servicios al organismo oficial”, se lee en un párrafo.

La nota completa:

Mucho se habla sobre el rol político que Emilio Monzó desempeña en el gabinete de Mauricio Macri. Desembarcado en el gobierno porteño tras la reelección del alcalde, su función es la de extender los alcances del Pro en vistas del proyecto presidencial 2015. Uno de sus objetivos de máxima era conseguir este año un candidato para la provincia de Buenos Aires, ya se sabe, la “madre de todas las batallas” sin la cual ningún aspirante al sillón de Rivadavia puede siquiera tener posibilidades.

Pero el fracaso con Gabriela Michetti fue rotundo, y a Macri no le quedó otra alternativa que acordar con Francisco de Narváez. En el plano nacional, el flamante ministro de Gobierno no consiguió mucho más que celebridades del deporte y el espectáculo a la hora de calzarse la remera amarilla, bien al estilo menemista. El único que aparece hoy con chances es el santafesino Miguel del Sel, aunque habrá que ver cómo repercuten en las encuestas los comentarios homofóbicos y el exabrupto que tuvo hacia Cristina Kirchner en una de sus incursiones de verano.

Como si esto fuera poco, los macristas puros resisten a Monzó por su supuesta condición de “espía” de Florencio Randazzo, el ministro del Interior y Transporte. Ex intendente de Carlos Tejedor y ex ministro de Asuntos Agrarios de Daniel Scioli, el actual funcionario macrista siempre respondió al “Flaco”, el hombre fuerte del peronismo de la Cuarta Sección. Su trabajosa influencia en la aceptación de los subtes por parte de la administración porteña habría sido la señal definitiva que sólo los ingenuos se negaron a ver.

Pero eso no es todo. Muchos cuestionan la catadura moral del funcionario, que estuvo preso a fines de los ’90 acusado del delito de extorsión en grado de tentativa cuando era asesor del Consejo Provincial del Menor bonaerense.

Marche pa’l calabozo

Emilio Monzó fue detenido a fines de septiembre de 1998 en La Plata por el delito de “extorsión en grado de tentativa” y liberado dos días después por falta de mérito. La orden de detención había sido solicitada por el juez penal César Melazo, que investigaba una denuncia contra Monzó efectuada por los responsables de una clínica de Florencio Varela prestataria de servicios al organismo oficial.

En octubre del año anterior, Gladys Anton, propietaria de la clínica “On the Way”, que tenía contrato con el organismo provincial para la atención de menores discapacitados, denunció ante la fiscalía de Estado que Monzó había intentado extorsionarla. De acuerdo a esa imputación, que luego fue girada a la justicia penal, el asesor le habría dicho que se le pagaría lo adeudado por el Consejo -un total de 620 mil pesos- siempre y cuando le diera el 40 por ciento de esa cifra.

Antón llegó a denunciar que Monzó la había presionado diciéndole que “tenía en su poder el acta notarial de la clínica en donde se señalaban notorias deficiencias edilicias y que, con eso, ella no iba a cobrar nunca el dinero que le debía el Consejo”.

Según la mujer, el hoy reconvertido la macrismo también le dijo: “Estás equivocada, nena, nosotros contamos con todo el poder de (EduardoDuhalde, esta es la era de Duhalde y nosotros estamos en condiciones de declarar de nulidad absoluta todos los dictámenes de los organismos de la Constitución”.

Cuando “marchó preso”, Monzó era el jefe del bloque de concejales justicialistas de Carlos Tejedor, un distrito que terminaría gobernando. Estuvo detenido menos de 24 horas en dependencias de la DDI de La Plata; salió luego de declarar.

Desafiante, en tribunales dijo que “estoy orgulloso de mi gestión y lo volvería a repetir”. También aclaró que “no existe ninguna prueba cierta de las acusaciones que se hicieron en mi contra. Lo que hizo el Consejo del Menor cuando era funcionario fue introducir una mejora en las clínicas de la Provincia que tenía afectados, nada más ni nada menos, que a los menores con problemas psiquiátricos”.

Pero lo más curioso fue lo que declaró después. “Lo que ocurre –señaló muy suelto de cuerpo- es que acá había alguien que tenía alguna notoriedad por ser el novio deMaría Laura Leguizamón (NdelaR: titular del Consejo del Menor), y esa persona era yo”. “Es evidente que querían involucrarme y dañarme políticamente”, agregó el muchacho. Se ve que siempre fue un picaflor.

Larga data

En política tampoco ha sido muy fácil de definir. Ex intendente de Carlos Tejedor, Monzó fue ministro de Asuntos Agrarios de Scioli tras la crisis con el campo y luego desempeñó sus labores legislativas desde un “unibloque” en la Cámara de Diputados provincial, donde lo recuerdan como un parlamentario “permeable” a los diversos intereses coyunturales.

En 2009 fue echado de la cartera sciolista a pedido de Néstor Kirchner. Desde ahí inició un periplo que finalizó con su incorporación al gobierno de Macri, pasando por un infructuoso coqueteo con Francisco De Narváez. Pero, como Ariel Franetovich -su sucesor en Asuntos Agrarios-, siempre fue un hombre de Randazzo.

De hecho, esa pertenencia explicó su “lobby” a favor del traspaso de subtes ante su nuevo patrón. “El pedido a Macri para que le firme a la Nación lo dejó en videncia”, se indignan en el gobierno porteño. Este sector, apartidario antes del desembarco de Macri en política, busca abrirle los ojos al jefe porteño y hasta es capaz de recordar las cuentas de Monzó con la Justicia.

 

.
NOVA: “Nadie resiste un archivo: el día que Emilio Monzó, la mano derecha de Macri, estuvo preso”